Peter Eotvos, compositor y director modernista húngaro, muere a los 80 años

Peter Eotvos, compositor y director modernista húngaro, muere a los 80 años GuardianMagazines


Peter Eotvos, un imponente compositor y director de orquesta húngaro que vinculó las tradiciones modernistas con la música europea del siglo XX y cuyo trabajo multifacético fue singularmente evocador, murió el domingo en su casa de Budapest. Tenía 80 años.

Su esposa, la libretista Maria Eotvosne Mezei, anunció su muerte.

Sr. Eotvos (pronunciado OAT-voesh) fue un incansable defensor de la música contemporánea y compuso en casi todos los géneros imaginables. En los albores del siglo XXI, obtuvo un amplio reconocimiento como compositor de ópera. Su último trabajo en ese género, “Valuska” se estrenó en la Ópera Estatal de Hungría en diciembre de 2023. Basada en la novela “La melancolía de la resistencia”, de Laszlo Krasznahorkai, fue su primera ópera escrita con libreto en húngaro. (Otros están en varios idiomas, incluidos alemán, francés e inglés).

Al igual que su contemporáneo compositor de ópera alemán Aribert Reimann, quien también murió este mes, Eotvos se sintió atraído por las obras literarias tanto modernas como clásicas. Adaptó novelas y obras de teatro de Anton Chejov, Jean Genet, Gabriel García Márquez, Tony Kushner y Jon Fosse, el autor noruego que recibió el Premio Nobel de Literatura el año pasado.

“Su música puede ser rigurosa, pero su espíritu gentil y de voz suave le da a su trabajo su carácter y patetismo inimitables”, dijo el director de ópera estadounidense Yuval Sharon, quien dirigió una producción en 2016 de la ópera de 1998 de Eotvos, “Tres hermanas,” en Viena, dijo en un comunicado. Sharon calificó la obra, basada en la obra de Chéjov “Tres hermanas”, como “sin duda una de las grandes óperas de nuestro tiempo”, y dijo que fue sólo mientras trabajaba con Eotvos que “se dio cuenta de cuánto de su sentimiento emocional la vida se invierte en el trabajo”.

Para el Sr. Eotvos, por lo demás reservado, la música era su vehículo para expresar esa vida interior. “En la vida cotidiana no soy una persona dramática en absoluto”, dijo en un comunicado de 2020. documental sobre él. “Tal vez este rasgo dramático velado sólo pueda salir a la superficie si tiene un trabajo que hacer”.

En la entrevista, describió cómo el vuelo del cosmonauta soviético Yuri Gagarin al espacio exterior en 1961, el primero de un ser humano y “el primer acontecimiento importante de mi vida”, lo inspiró a escribir la obra para piano. “Cosmos” cuando tenía 17 años. Revisaría la obra en varias etapas de su vida, incluida la pieza de concierto de 2017. “Multiverso”.

“Puso toda mi vida en una trayectoria cósmica”, dijo.

Mucho antes de encontrar renombre como compositor por derecho propio, Eotvos fue fundamental para el desarrollo de la música de finales del siglo XX. Como actor clave de la vanguardia musical, defendió y ayudó a transmitir las doctrinas musicales de Pierre Boulez y Karlheinz Stockhausen, figuras que dominaron la música europea de la posguerra.

A lo largo de su carrera, el Sr. Eotvos educó y apoyó a jóvenes compositores y directores, incluso a través de la Instituto Internacional Eotvosque fundó en 1991, y la Fundación de Música Contemporánea Peter Eotvos, fundada en 2004. Enseñó en la Universidad de Música de Karlsruhe y en la Musikhochschule Koln (ahora Universidad de Música de Colonia), ambas en Alemania. Después de pasar gran parte de su vida en el extranjero, regresó a Hungría en 2004, el año en que el país se unió a la Unión Europea.

“Hemos perdido a uno de los mayores innovadores de la tradición musical de Europa del Este”, dijo en un comunicado después de su muerte el director de cine y teatro húngaro Kornel Mundruczo, quien organizó el estreno de la ópera de 2021 de Eotvos, “Sleepless”.

“La música de Peter siempre hablaba por sí misma y sin inhibiciones”, añadió. “Su trabajo, ya sea orquestal, de ópera o de cine, era para él un medio de comunicación”.

Peter Laszlo Eotvos nació el 2 de enero de 1944 en el municipio de Szekelyudvarhely, Hungría, en el norte de Transilvania, que ahora es Odorheiu Secuiesc, Rumania. Su padre, Laszlo Eotvos, era abogado. Su madre, Ilona Szucs, era pianista y profesora de música.

Cuando era niño y crecía en la ciudad industrial de Miskolc, el Sr. Eotvos aprendió a tocar varios instrumentos y comenzó a componer a la edad de 5 años. A los 14, se matriculó en la Academia de Música (hoy Academia de Música Franz Liszt) en Budapest. y estudió con el compositor húngaro Zoltan Kodaly. Después de graduarse, fue director musical del Teatro de Comedia de Budapest y comenzó a componer música para películas, tarea que continuó haciendo durante gran parte de su carrera.

En 1965 estudió en la Musikhochschule de Colonia con una beca del Servicio Alemán de Intercambio Académico. Se unió al Stockhausen Ensemble en 1968 y siguió siendo miembro durante gran parte de la siguiente década. En 1971 también se convirtió en técnico musical en el Estudio de Música Electrónica de la WDR (Radio de Alemania Occidental) en Colonia. Por esa época, él y su segunda esposa, la pianista taiwanesa Chen Pi HsienUnido a la Grupo Oeldorf, un colectivo de vanguardia. El grupo, que lleva el nombre del pueblo de las afueras de Colonia donde tenía su sede, se especializó en música electrónica en vivo y estuvo activo durante la década de 1970.

En 1978, Eotvos dirigió el concierto inaugural del IRCAM, el influyente instituto fundado por Boulez en París. En 1981, dirigió el estreno mundial de “Donnerstag aus Licht” del Sr. Stockhausen, la primera ópera del ciclo de siete partes de ese compositor alemán, en La Scala de Milán.

Compromisos como esos ayudaron a expandir la carrera del Sr. Eotvos como director; Fue especialmente buscado por la música contemporánea. Ocupó cargos con numerosas orquestas, incluido el Ensemble Intercontemporain con sede en París (1978-1991), la Orquesta Sinfónica de la BBC (1985-1988), la Orquesta del Festival de Budapest (1992-1995) y la Orquesta Filarmónica de Budapest (1998-2001).

Entre sus supervivientes se encuentran dos hijastros de su tercer matrimonio, la señora Mezei, Peter y Daniel Timar; una hija de su matrimonio con Pi-hsien Chen, Ann-yi Bingol; y dos nietos. Un hijo, Gyorgy, de su primer matrimonio con la actriz Piroska Molnar, murió en 1994.

Eotvos utilizó técnicas de vanguardia en su música, pero los esfuerzos por encasillarlo siempre fracasaron. Aplicó principios de música en serie e incorporó elementos electrónicos en sus composiciones, especialmente al principio de su carrera, pero su música también estaba llena de lirismo y humor. En el documental reconoció que era diferente a muchos de sus contemporáneos “que esencialmente piensan en música, mientras que yo no”.

“Estoy pensando en situaciones”, dijo, para las cuales encuentro el mundo sonoro”.

Y si bien las tradiciones musicales de Hungría influyeron en su lenguaje musical (estaba entre los modernistas musicales de su país, un continuo que incluía a Bela Bartok, Gyorgy Ligeti y Kodaly), su variedad estilística, temática e incluso lingüística lo convirtieron en un compositor completamente cosmopolita.

Cuando “Tri Sestri”, con libreto en ruso, se estrenó en 1998 en Lyon, Francia, inmediatamente estableció al Sr. Eotvos como una voz líder en la ópera contemporánea. En el cuarto de siglo transcurrido desde entonces, “Tri Sestri” se ha representado en toda Europa y Rusia, e incluso en Buenos Aires (aunque no en los Estados Unidos), lo que la convierte en una de las óperas contemporáneas más producidas.

La única ópera importante del Sr. Eotvos que llegó a los Estados Unidos es “Ángeles en América” basado en la obra de dos partes del Sr. Kushner, ganadora del premio Pulitzer. Tiene un libreto en inglés de la Sra. Mezei que ayuda a sintetizar las siete horas de drama del Sr. Kushner en 130 minutos de música. Tras el estreno americano de la obra, en Boston, en 2006, se representó en Fort Worth, Los Ángeles y Nueva York.

Al revisar una actuación de 2017 en Nueva York para The New York Times, Zachary Woolfe describió la partitura como si tuviera una “textura perturbada y alucinante que puede cargarse repentinamente de ansiedad o grandeza sin sentirse nunca coagulada”.

En un artículo del Times de 2004 sobre el estreno mundial de la obra, en París, Eotvos dijo: “Quiero que mis óperas tengan un estilo y una sonoridad individuales”. Y añadió: “Necesito cambiar completamente cada vez, escribir quizás sólo unas pocas óperas, pero que todas sean diferentes”.

El lenguaje musical que empleó fue inequívocamente contemporáneo pero también sorprendentemente directo y accesible, dada la reputación de dificultad de la ópera moderna. En una entrevista del Times sobre “Incruento” (2015), Eotvos explicó su enfoque compositivo para esa obra, una ópera en un acto concebida como respuesta al “Castillo de Barba Azul” de Bartok.

“En esta ópera no hay ningún esfuerzo de vanguardia”, dijo, y añadió: “Me gustaría que mi obra también fuera representable dentro de 50 años”.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.